Zonas de Estudio

El área de estudio se ha dividido en dos zonas: Zona de Motril y Zona de Adra, ubicadas en la plataforma continental del margen septentrional del Mar de Alborán frente a las desembocaduras de los ríos Guadalfeo y Adra

Zona de Motril Zona de Adra

 

El Mar de Alborán es la región más occidental del Mar Mediterráneo, conectado con el Océano Atlántico a través del Estrecho de Gibraltar al Oeste, y con la Cuenca Balear, a través de la Cuenca Oriental de Alborán al Este.

El comportamiento de la mayoría de los ríos del margen septentrional del Mar de Alborán está influenciado por la fuerte variabilidad estacional del clima regional, lo cual implica la existencia de episodios torrenciales en los meses de otoño y/o invierno. Los meses de verano son muy secos debido a la influencia del anticiclón de las Azores y, por el contrario, la media de precipitaciones incrementa en otoño-invierno relacionadas con la llegada de los frentes atlánticos y menor extensión de las depresiones mediterráneas (Senciales y Málvarez, 2003). Por otro lado, la Cordillera Bética actúa como una barrera natural que define dos zonas climáticas principales (Liquete et al., 2005): a) Las montañas Béticas cuya temperatura media está en un rango entre 9 y 13ºC y la media de precipitaciones es alrededor de los 1000 mm/año o incluso mayor, con frecuentes nevadas y, b) la zona costera con una temperatura media anual templada, alrededor de los 20ºC y las precipitaciones máximas de 500 mm/año. El área de estudio forma parte del Distrito Hidrográfico Mediterráneo

Este distrito comprende, territorialmente, todas las subcuencas vertientes al Mediterráneo, situadas entre la provincia de Cádiz y la desembocadura del río Almanzora en la provincia de Almería, ocupando un área total de 18.315 km2. Estas subcuencas pertenecen a ríos de pequeña longitud, condicionados por la cercanía de los sistemas montañosos en los que nacen, a la costa mediterránea donde desembocan. 

En la plataforma continental del margen norte del Mar de Alborán vierten sus depósitos los ríos de Andalucía oriental, entre ellos el Guadalfeo y el Adra. La plataforma continental presenta unos 5 km de anchura como valor medio, variando de Este a Oeste. Las máximas anchuras se relacionan con acumulaciones de sedimento procedentes de los ríos o bien con la presencia de relieves estructurales y/o volcánicos. El borde de plataforma se localiza a profundidades máximas de 115 m (Ercilla et al., 1994).